• Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Error
  • Error al cargar los datos feed.
IES Sagasta DOCUMENTOS DESCARGAR
Inicio

Personaje por determinar

E-mail

PERSONAJE POR AÑADIR

Última actualización el Domingo, 29 de Enero de 2017 19:42
 

Ildefonso Zubía Icazuriaga

E-mail

Informe elaborado a partir de los datos aportados por D. Fernando Blanco, profesor encargado de la biblioteca del centro.

Nace en Logroño el 24 de Enero de 1.819.

Cursa y aprueba tres años de latín y los tres cursos de filosofía en el Seminario Conciliar de Logroño, tras lo cual se gradúa de Bachiller en Filosofía en el Colegio de Farmacia de San Fernando de Madrid en 1840.

Estudia los cuatro cursos de la carrera de Farmacia y desempeña la ayudantía de la cátedra de Química del Colegio de farmacia en la Universidad Central de Madrid.
Fue nombrado, con carácter interino, para el desempeño de la Cátedra de Historia Natural del nuevo Instituto de Logroño por la Junta Inspectora del Instituto Riojano en 1843.

Convocadas por el Ministerio del ramo correspondiente las Cátedras de Ampliación de Historia Natural vacantes en varias universidades, obtuvo el titulo de Catedrático de Historia Natural de la Universidad de Oviedo en 1847.

Por Real Orden de 16/11/1847 fue trasladado a petición suya, por ser perjudicial para su ya quebrantada salud el clima de la capital de Asturias, al Instituto de Logroño conservando el derecho de reincorporarse nuevamente a Universidad.

En 1851 se le otorga la propiedad de la cátedra, que en un principio se le había denegado.

 El 1854 se gradúa como Licenciado en Ciencias Naturales y desde 1849 es corresponsal del Museo de Historia Natural de Madrid, corresponsal del Colegio de Farmacéuticos de la Corte desde 1855 y Académico y Socio corresponsal de la Academia Nacional de Medicina y Cirugía de Valladolid desde 1854.

En 1853 había obtenido el nombramiento y titulo correspondiente, por el Ilustrísimo Señor Obispo de Calahorra, de la cátedra de Física del Seminario Conciliar de Logroño donde fundó un Gabinete de instrumentos y aparatos de física y química adecuado a la enseñanza, cátedra que desempeñó hasta Octubre de 1855 en que, por dimisión del catedrático de Física del Instituto pasó a encargarse de esta cátedra.



A partir de 1857 fue comisionado por el Gobernador para formar una abundante colección de plantas y semillas medicinales, tintoreras, textiles, maderas y otros productos para la exposición agrícola que se verificó en la Corte en el mismo año. Habiéndose presentado como expositor particular de plantas, vino y alcohol, en la citada feria de septiembre de 1857, obtuvo cinco diplomas cuatro menciones honoríficas y una medalla de cobre.

Como catedrático de Química y profesor de Farmacia ha practicado varios análisis en causas criminales por orden del juzgado de primera instancia, varios reconocimientos de sustancias alimenticias por encargo del ayuntamiento y, cuando en los meses de noviembre y diciembre de 1854 la ciudad de Logroño sufrió la enfermedad conocida como morbo asiático, socorrió a los enfermos haciendo donación de los medicamentos a los más necesitados y contribuyendo con un donativo pecuniario para el socorro de los mismos.

Ha formado un herbario de unas mil especies de plantas enriqueciendo el gabinete de Historia Natural del Instituto de Logroño con una colección de insectos, peces, minerales, conchas y petrificaciones del país, parte de cuyos objetos fueron remitidos al Museo de Historia Natural de Madrid.

En las ausencias y enfermedades de los directores desempeñó, como catedrático más antiguo, la Dirección del Centro y en 1859 recibió el nombramiento de vicedirector por el Rectorado de la Universidad. Fue Director del Instituto desde 1866 hasta 1868, en que fue cesado por la Junta Revolucionaria. Se reincorporó a la dirección del centro en 1884 que ostentó hasta su fallecimiento, en 1891.

Legó al Instituto su colección de plantas y una colección de libros para la Biblioteca.
Entre sus múltiples trabajos actualmente están publicados dos: "Reseña de la Provincia de Logroño" y "Flora de La Rioja" (1921). La inmensa mayoría siguen inéditos, especialmente aquellos que son informes solicitados por los distintos organismo de la provincia sobre temas agrícolas, geológicos y de aguas.

(Para más información, consultar la Página WEB de D. Fernando Blanco)



ANÁLISIS GRAFOPSICOLÓGICO DE LA FIRMA DEL DR. ZUBÍA
(ILDEFONSO ZUBÍA ICAZURRIAGA)

Estudio realizado por Doña Laura Fernández,
Doctora en biología y catedrática
en el I.E.S. P. M. Sagasta

 

Fig. 0

0.-INTRODUCCION

Buscando entre las láminas del herbario del Dr.Zubía que se encuentra en el Instituto P.M. Sagasta de Logroño encontré manuscritos en pequeñas etiquetas – más bien: papelillos de identificación de plantas- del más antiguo de mis antecesores en el actual Departamento de Biología y Geología.
Así, repasando las plantas del herbario y viendo aquellas escrituras, empecé a preguntarme: ¿Cómo habrá transcurrido la vida de este catedrático de Historia Natural de mediados del siglo XIX?... De esta manera comencé a realizar estos análisis grafológicos sobre la escritura - y en concreto sobre la firma – de D. Ildefonso Zubía e Icazurriaga.


1.-METODOLOGIA

Para realizar este análisis grafopsicológico, lo primero que necesitamos son textos manuscritos. Así, además de las etiquetas de las plantas del herbario, he utilizado las láminas de las Actas de Exámenes y otros documentos (Fig. 1, 2 y 3) con la firma autógrafa del Dr. Zubía durante su época de director del Instituto de 2ª Enseñanza de Logroño.
Como material de laboratorio utilizamos:

  • regla o doble decímetro para medir el tamaño de las letras, dirección de las líneas, etc.
  • transportador de ángulos transparente para medir la inclinación
  • punzón suave para repasar la forma y el ritmo de las letras
  • máquina de fotos digital y el ordenador para analizar las características esenciales de la escritura con la mayor claridad y resolución.


En cuanto al método grafológico, hemos seguido la simbología del espacio gráfico de Max Pulver (1973) y M. Xandró (1994), añadiendo algunas nociones de los mecanismos de la percepción, la consciencia y la atención comentados por J. Pinel (2002).

2.-RESULTADOS

 Al analizar la firma autógrafa (Fig.0 y 1) de 18 de septiembre de 1882, así como las de 5 de octubre de 1888 (Fig. 2 y 3) observamos que están hechas con plumín y tinta negra descolorida.

El Dr. Zubía (Ildefonso Zubía Icazurriaga) firma con nombre, apellido paterno e inicial del apellido materno en las actas de exámenes y solo con el apellido paterno e inicial del materno, cuando lo hace como director.

 

2.1-Respecto a las características esenciales de la escritura (géneros gráficos), destacamos lo siguiente:

2.1.1-Tamaño o Dimensión:
Letra de tamaño pequeño (<3mm las letras minúsculas) lo que indica espíritu analítico, gran tendencia a captar el detalle, con un elevado índice de cultura y una cierta inadaptación social procedente de una persona muy exigente consigo misma.

2.1.2-Forma:
Letra sobria y angulosa que denota tenacidad, cultura, agilidad mental, actividad, tendencia a la simplificación y a la síntesis. Este gesto sobrio es gráficamente el más exacto equidistante entre el ángulo y la curva, lo que indica equilibrio entre la razón y el sentimiento.

2.1.3-Dirección:
Escritura rectilínea que sigue la línea de base, sin desviaciones hacia arriba o hacia abajo, lo que indica lealtad, iniciativa, visión realista de los hechos y también regularidad y equilibrio.

2.1.4-Inclinación:
Observamos una inclinación de las letras y palabras respecto a la vertical de unos 45º a 50º a la derecha, lo que es típico de las caligrafías de la época de mediados del siglo XIX y comienzos del XX. Esto indica que el Dr. Zubía se apasiona con sus trabajos y que se vuelca al exterior un tanto por necesidad afectiva como por afán de dar el “visto bueno” a las cosas que tiene que hacer o dirigir.

2.1.5-Rapidez o Ritmo:
Escritura rápida que revela cultura, imaginación, inteligencia, actividad con impaciencia e iniciativa.

2.1.6-Presión:
Escritura de presión fina, con bordes precisos y lisos, ágil, que nos indica un carácter sensible y delicado, pero indeciso y sugestionable. También observamos falta de vitalidad orgánica.

2.1.7-Cohesión o Continuidad:
Se observa un reiterado enlace de la mayúscula a la letra siguiente, mientras que la última letra “a” está desligada. El resto de las letras minúsculas están enlazadas. Así podemos deducir que D. Ildefonso conscientemente da la mano a su interlocutor, en su trato sigue un razonamiento deductivo, pero en su yo íntimo se aísla y busca el amparo de la figura materna.
La separación entre nombre y apellido, indica excelente visión panorámica, prudencia, autodominio, serenidad y objetividad.


2.2-La Firma
Como ha afirmado Max Pulver: “La firma es una biografía abreviada”, vamos a detallar los rasgos grafopsicológicos de cada una de las vocales que aparecen en su firma:

2.2.1.-Letra “a”: Consta del óvalo y la tilde unida a la mayúscula siguiente, que es la inicial del apellido materno, lo que expresa el fuerte influjo materno en la vida del Dr. Zubía y que le condiciona su relación con los demás.

2.2.2.-Letra “e”: Tanto en la firma del año 1882 (Fig. 1) como en las de 1888 (Fig.2 y3) aparece con la zona cerrada, colapsada. Esta deformación en la grafía de la letra “e” indica distorsiones en la percepción de estímulos auditivos y en la respuesta a estímulos emocionales.

2.2.3.-Letra “i”: Realizada con rapidez y con el punto elevado y adelantado a la derecha, nos indica idealismo, entusiasmo y curiosidad por lo que le rodea. También señala una excelente asociación de ideas y una buena percepción de estímulos olfativos.

2.2.4.-Letra”o”: Esta letra tiene un pequeñísimo bucle en la parte superior lo que indica que el Dr. Zubía usaba lentes o gafas, a la vez que pequeños despistes, lo que le hacían aparecer como el típico sabio distraído. Igualmente esta letra “o” informa de la minuciosidad y el detalle en todo tipo de investigación.

2.2.5.-Letra “u”: Simbólicamente representa nuestro mundo orgánico y disposición ante los sabores y el sentido del gusto. Así expresa el refinamiento del Dr. Zubía ante las acciones más primarias e inconscientes y su disfrute por la buena mesa.

2.3.-La rúbrica
Se constatan dos gestos:

2.3.1.-Bucle situado en la zona inferior de la firma: Indica un cuidado y algo de preocupación por su estado de salud y bienestar.

2.3.2.- “I” como barra situada al final del apellido paterno e inicial del materno: Señala una preocupación ante el riesgo –probablemente se lo enseño su madre- una inteligencia despierta y un mantenimiento de las distancias frente al mundo.

2.4.-Síntesis o Conjunto

En el conjunto de la firma, observamos una escritura ordenada, armónica y clara que denota equilibrio mental, amor a la verdad, fidelidad a las ideas y a las personas y aptitudes pedagógicas.

3.-CONCLUSIONES

De todo lo señalado anteriormente, podemos concluir que el Dr. Zubía responde al tipo caracterológico de E(emotivo),A(activo),S(secundario), es decir: Apasionado.
El Apasionado tiene una enorme capacidad de trabajo, su rendimiento es extraordinario y necesita pocas horas de sueño.
Es una persona sensible, cuidadosa, ordenada, honrada y constante en sus afectos. Está excelentemente dotado intelectualmente y además su emotividad le impulsa a enseñar a los demás.
Su letra aguda y pequeña nos muestra al hombre incisivo, tenaz y severo para sí mismo y también ordenado y metódico.
Las enseñanzas de su madre le guiaron toda su vida.
Las alergias y resfriados son patentes en esta época de su vida.

4.-BIBLIOGRAFIA

4.1. Archivo Histórico de Logroño.-“Manuscritos del Dr. Zubía”.1882-1888
4.2. Gaillat, G., 1975.-“Conocer a los demás por la Grafología”.Ed. Mensajero. Bilbao
4.3. Pulver, M., 1973.-“Le symbolisme dans l´écriture”.Paris.Stock
4.4. Pinel, J., 2002.-“Biopsicología”.Prentice Hall. Pearson Educación. Madrid.
4.5. Xandró, M., 1994.- “Curso completo de Grafología” Madrid


Fig. 1

Fig. 2

Fig. 3

Última actualización el Martes, 12 de Marzo de 2013 22:03
 

jornada rehabilitación

E-mail

CRONOGRAMA:

JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS: REHABILITACIÓN DEL SAGASTA

El martes 30 de junio, a las 19:30, realizaremos una visita guiada en el IES con el fin de acallar voces disonantes con la situación del centro y la rehabilitación del mismo. Posteriormente habrá un debate sobre dicha rehabilitación en el que esperamos participen TODOS los partidos políticos con representación, tanto en la Comunidad Autónoma como en el Ayuntamiento de Logroño, con el fin de aclarar cuál puede ser el destino de nuestro centro.

A esta jornada está invitado todo aquel que haya tenido relación con el Sagasta, de una forma u otra, y a todo ciudadano que quiera tener información de primera mano.

Además, invitamos a participar en la campaña de recogida de firmas llevada a cabo en la plataforma CHANGE.ORG, que persigue que el actual centro IES Práxedes Mateo Sagasta siga siendo lo que ha sido durante 173 años, un centro de enseñanza pública, no un edificio para fines administrativos.

Para firmar dicha petición, pincha en el siguiente enlace:

https://www.change.org/p/consejer%C3%ADa-de-educaci%C3%B3n-de-la-rioja-y-parlamento-de-la-rioja-exijamos-que-se-respeten-los-acuerdos-que-hoy-existen-sobre-la-rehabilitaci%C3%B3n-del-edificio-ocupado-por-el-ies-pr%C3%A1xedes-mateo-sagasta-exijamos-que-el-sagasta-siga-siendo-lo-que-es-en-el-cent

CONCLUSIÓN DE LA JORNADA:   ¡¡¡ UN ÉXITO !!!

Gracias a la colaboración de muchas personas que, a pesar de los 37 grados y las 19:30 de la convocatoria, acudieron a nuestro centro a defender su conservación en el emplazamiento actual.

Intervinieron tanto partidos políticos, como sindicatos, Asociación de Amigos de La Rioja, UPL y Asociación de Amigos del Plus Ultra. La única voz discrepante fue la de Ciudadanos, pero ante tan aplastante mayoría que optó por la continuidad del Sagasta en su emplazamiento actual y original (173 años en el mismo solar), su representante tuvo que tomar una decisión acertada, abandonar el debate sobre el traslado y centrarse en el verdadero debate, que el Sagasta sea actualizado para que continúe su labor docente y pública durante otros 115 años como mínimo.

Por eso, desde el Equipo Directivo del Sagasta y en nombre de toda la comunidad educativa que representamos, ¡muchas gracias! a todas las personas que de una manera u otra han provocado esta decisión.


Un saludo.


Última actualización el Lunes, 06 de Julio de 2015 13:13
 

Emilio Alarcos Llorach

E-mail

Informe elaborado por Doña Blanca Astráin Mendiburu Catedrática de Lengua Española y Literatura del I.E.S. P. M. Sagasta.

Ejerció como catedrático de Lengua y Literatura Castellana en nuestro Instituto los años 1949, 1950 y 1951.

Emilio Alarcos Llorach nace en Salamanca en 1922 e inicia sus estudios universitarios en Valladolid, donde su padre, Emilio Alarcos García, era catedrático. Los continúa, bajo el magisterio de Dámaso Alonso, en Madrid, por cuya universidad se doctoraría en Filología Románica en 1947, con una tesis que da lugar a sus Investigaciones sobre el Libro de Aleixandre (1948). Catedrático de instituto en Avilés desde 1944, su estancia como lector de español en Berna y Basilea (1946-1947) es decisiva para su formación como lingüista, pues le permite entrar en contacto directo con corrientes científicas que apenas habían tenido eco en España, y que él contribuiría de manera decisiva a difundir en su patria. Tras otro breve período como catedrático de instituto en Cabra (Córdoba) y Logroño, obtiene en 1950 la cátedra de Gramática Histórica de la Lengua Española en la Universidad de Oviedo, universidad y ciudad en las que ha enseñado y residido hasta su muerte: durante nada menos que -casi- medio siglo. De su fecunda labor en esa universidad dan testimonio sus numerosos discípulos, así como una revista que él levantó a pulso, Archivum, imprescindible en los estudios hispánicos. Electo para el sillón B de la Real Academia Española en 1972, su ingreso efectivo en la corporación se produjo un año más tarde. Era, en el momento de su fallecimiento, Presidente de la Asociación de Historia de la Lengua Española. 

Es bien sabido que Emilio Alarcos contribuyó decisivamente a la introducción y difusión en España de las teorías lingüísticas de diversas escuelas del estructuralismo europeo: primero fue el Círculo Lingüístico de Praga con la Fonología española (1950); después, la Glosemática de Copenhague con una Gramática estructural (1951); y finalmente el funcionalismo martinetiano con sus imprescindibles Estudios de gramática funcional del español (1970). Interesante es, por ejemplo, la nueva terminología que Alarcos acuña para los constituyentes del verbo: implemento (objeto directo), complemento (objeto indirecto), aditamento (complemento circunstancial), etc. Nunca dogmático, Alarcos practicó un sabio eclecticismo, no entendido como mezcolanza de doctrinas, sino surgido de la convicción de que para triunfar en el abordaje a una realidad tan compleja como la de una lengua, merece la pena aprovechar todas las propuestas metodológicas que puedan abrir alguna brecha nueva en la tarea. La culminación de sus estudios gramaticales nos llegó hace unos años (1994) con una relativamente sucinta Gramática de la lengua española, obra que ha logrado una extraordinaria acogida entre el público en general y que ha permitido a los especialistas conocer la visión que el maestro tenía de ciertas parcelas de la gramática española que no habían sido abordadas previamente por él en estudios monográficos. 

Paralelamente, y dando prueba una vez más de esa fecunda orientación bifronte de la mejor filología hecha en España, Emilio Alarcos iba dándonos algunos prodigiosos estudios de crítica literaria. Destacan entre ellos los dedicados a dos de los más grandes poetas españoles del siglo XX: La poesía de Blas de Otero (1966; primero como discurso universitario en Oviedo, 1955) y Ángel González, poeta (1969). Quien tantas cosas jugosas hubiera podido decir sobre algún aspecto de la lengua española, optó para ingresar en la Academia por un estudio de carácter literario, su anatomía de La lucha por la vida (1973; reeditado en 1982 junto con trabajos sobre García Pavón, Delibes y Martín Santos), que tanta nueva luz vino a arrojar sobre el presuntamente descuidado modo de novelar barojiano. Escribió, además, Ensayos y estudios literarios,   (1976), El español, lengua milenaria, (1982), y varios trabajos de carácter dialectal, centrados preferentemente en el dominio asturiano o sobre la lengua catalana, que fue para él segunda lengua de su infancia por ser la de su madre.

Todas las semblanzas de Emilio Alarcos señalan su poderosa inteligencia teñida de suave socarronería, y ejercida desde un prudente escepticismo alérgico a cualquier forma de engolamiento, como rasgo esencial de su persona; no es tanto un fiscal contra la corrupción verbal como un abogado de las lenguas pobres. Cuando hace unos años, el entonces ministro Javier Solana se descolgó con aquello del “doceavo”, haciéndose valedor de virulentas rechiflas, Alarcos fue el primero en saltar al ruedo a echarle un capote. “Cuarto, quinto y octavo también son fraccionarios, y se usan como ordinales. Lo de doceavo no fue un disparate tan grande, después de todo” decía el filólogo. El “doceavo” de Solana -y, ya puestos, el “diecisieteavo” que solía soltar Eugenio d’Ors- se considera incorrecto porque otra norma artificial ha impuesto unos ordinales derivados del latín que nunca han sido de uso corriente. “Nadie dice espontáneamente que es su  quincuagesimosexto cumpleaños. Ni el rey Alfonso duodécimo, ni el papa Juan vigesimotercero. La gente usa los números y ya está. Si acaso, lo de terminar en 'avo' es más fácil y natural que la norma impuesta”.

“A los niños”, dice el académico, “hay que darles ciertas píldoras gramaticales -que puedan distinguir más o menos entre un sustantivo, un adjetivo y un verbo-, pero no abrumarles con más complicaciones y análisis, porque no los entienden. Hasta los 14 años, nadie reflexiona sobre la lengua que habla, y enseñar la teoría gramatical es inútil. Ya lo decía Rafael Lapesa refiriéndose a los árboles sintácticos de la gramática generativa: Escobones, eso más que árboles parecen escobones”. Durante siglos, la gramática se ha estudiado sobre los textos escritos, y de ahí esa distancia entre las normas y los usos hablados. En vez de tanto análisis sintáctico, la escuela debería centrarse en la práctica de la lengua, opina el académico: leer, hablar y escribir bajo tutela y corrección. De la carencia de esa enseñanza práctica se deriva, según él, la general pobreza en el uso del lenguaje: la falta de claridad, la incapacidad para decir exactamente lo que uno quiere decir. “Hay problemas del lenguaje”, señala Alarcos, “que son producto del dogmatismo de los maestros tradicionales, que consideran que una construcción es incorrecta porque no se ajusta a como se decía en latín”. Un ejemplo es el consejo académico de usar “deber” para denotar obligación y “deber de” para suposición. “Es una norma acuñada artificialmente”, dice. “Si se leen los textos desde el Cantar del Mio Cid, se ve que a veces aparece el ‘de’ y otras no, sin una norma clara y precisa. En el habla actual espontánea, lo normal es no ponerlo nunca. Es la entonación lo que distingue los dos sentidos”. El ‘dequeísmo’ es también consecuencia de los intentos de corregir a los que no decían ‘de que’ cuando debían, y que acabaron metiéndolo por todas partes. El filólogo comenta que la gente inculta no cae en esos errores. “Es el que es leído, pero no lo suficiente, el que incurre en ellos al intentar expresarse bien: le parece que el ‘de’ llena más, que queda más largo y mejor”.

En realidad, según Alarcos, la norma académica es bastante laxa, aunque “desde luego hay algunos académicos muy rigurosos con sus manías”. El filólogo admite que es necesario dar algunas normas generales. “Lo que no hay que hacer es escandalizarse de sus transgresiones, que a lo mejor un día se difunden y dejan de ser tales. Hay que dejar una cierta libertad, y seguir el ejemplo de los escritores. Algunos escritores muestran usos aberrantes, pero, bueno, hay que dejarlos y no irritarse demasiado”. Aunque para él no caben las posiciones intransigentes, sí que hay usos que convendría atajar porque son disparates. “A veces es posible atajarlos porque son modas, y al cabo de unos años desaparecen de la misma manera misteriosa en la que se extendieron al principio”. El académico rompe una lanza por la denostada oratoria, “un entrenamiento que permitía a los políticos de principios de siglo aguantar mecha durante una hora sin un papel y sin incurrir en un solo anacoluto”.

En definitiva, debemos destacar la ejemplar actitud de sabia tolerancia que ha dado Alarcos en los últimos tiempos ante el recrudecimiento de actitudes excesivamente prescriptivistas, cuando no declaradamente puristas, en el enjuiciamiento de los hechos idiomáticos, del uso que la sociedad de hoy (un uso ni mejor ni peor que los de otras épocas, sencillamente distinto) hace de la lengua española. Equidistante del catastrofismo y de la irresponsabilidad inconsciente o ingenua,  gustaba de repetir que las únicas lenguas que no cambian ni evolucionan son las lenguas muertas: “hay que dejar a las lenguas en paz”, terminaba diciendo Alarcos.

Última actualización el Miércoles, 02 de Noviembre de 2011 12:23
 

Reconocimiento resultados alumnos

E-mail

ACTO DE RECONOCIMIENTO Y FELICITACIÓN A LOS ALUMNOS QUE DURANTE EL CURSO 2014/2015 HAN CONSEGUIDO BRILLANTES RESULTADOS EN DIFERENTES PREMIOS EXTRAORDINARIOS Y OLIMPIADAS.

El pasado 29 de diciembre, en la Sala de Cámara del Palacio de Congresos de La Rioja (Riojaforum), se celebró el acto institucional que tiene como fin el reconocimiento a los premios cosechados por los alumnos de ESO, Bachillerato, FP y titulados universitarios de La Rioja.

Información en La Rioja.com.

El objetivo del evento es reconocer públicamente el esfuerzo e interés mostrado por estos estudiantes durante sus estudios y los resultados tan satisfactorios que han obtenido, con el deseo de que pueda servir de ejemplo en el proceso de aprendizaje y que su sentido de la responsabilidad sea valorado por la sociedad.


El acto contó con la presencia de los alumnos que han obtenido premios extraordinarios de ESO, Bachillerato, FP (en cada Familia), vencedores en las distintas Olimpiadas a nivel Autonómico, Nacional e Internacional, así como aquellos alumnos de La Rioja que han obtenido premio extraordinario de fin de Grado.

Por parte del IES Práxedes Mateo Sagasta, estos fueron los alumnos premiados:

  • Marina Merchán Bravo; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • Beatriz Madariaga Puchol; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • Elsa Ruiz Sáenz; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • Laura García Soria; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • Mariola Gutiérrez Sáenz; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • Nerea Pérez Andrés; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • Raúl Ortega Ochoa; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • Javier Blázquez Martín; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • David Martínez Salcedo; XIII Olimpiada Científica de la Unión Europea.
  • Elvira Gil García; II Olimpiada Filosófica de España (Modalidad Dilema Moral).
  • Yanire Altuzarra Foncea; Certamen XXVIII Jóvenes Investigadores (Área de Ciencias Sociales y Jurídicas).
  • Raquel Salcedo Gil; Certamen XXVIII Jóvenes Investigadores (Área de Ciencias Físicas, Químicas y Matemáticas).
  • Dávide Pérez Schiavarelli. XVI Concurso Hispanoamericano de Ortografía.

Y como alumnos de La Rioja con premio en su titulación universitaria, había dos antiguos alumnos del IES PM Sagasta:

  • Cristian Sáenz Martín, Ingeniería Aeroespacial.
  • Carlos Sánchez Díaz Aldagalán,  Lengua y Literatura.

Como recordatorio de estos dos últimos alumnos, una reseña del Diario La Rioja.

A todos ellos, familiares y profesores, muchas gracias y ánimo.

Alberto Abad, director del IES Práxedes Mateo Sagasta

Última actualización el Martes, 26 de Abril de 2016 14:44
 


Página 1 de 2

GAUSS

Banner
Banner

Revista El Espejo

Revista digital del IES Práxedes Mateo Sagasta con la colaboración del C.R.I.E.
Banner

Noticias Ministerio de Educación